Cap17 - VENTAS Y POSADAS I

En este martes nos trasladamos a un edificio, o mejor dicho, parte de un edificio que es posiblemente el más antiguo que se conserva en el Daimiel del siglo XXI. Me refiero a la “Casa de los Cantos Gordos”, antigua posada edificada entorno a finales del siglo XV, principios del XVI. 

Actualmente situada en pleno casco urbano, en la calle Estación de Daimiel, siglos atrás era la puerta de entrada al municipio desde el camino del Pardillo. Dicho camino procedente de las Casas de Ureña y Venta de Borondo era por tanto una de las vías principales de comunicación con el sur de la provincia de Ciudad Real. 

Las ventas y posadas fueron lugares muy importantes desde el siglo XV en la articulación de viajes durante esta época. Las ventas, de carácter aislado, vertebraban los caminos; mientras que las posadas, situadas a la entrada de los municipios, daban ese mismo servicio de hospedaje en el propio municipio. Más allá de la arquitectura, estas edificaciones quedaron inmortalizadas para la historia con la literatura cervantina en libros como "Don Quijote de La Mancha" o "Rinconete y Cortadillo" creando el estereotipo de ventas típicas manchegas que ha llegado hasta nuestros días. (+ info ventas y posadas)

Actualmente esta posada daimieleña solo conserva parte de su fachada original y la portada de entrada de carruajes. Desconociendo su conservación interior y/o posibles reformas, desde una vista aérea proporcionada por sigpac, se atisban grandes modificaciones en su planta. A simple vista se observan dos crujías en forma de L que engloban al inmueble contiguo y que posiblemente formasen parte del conjunto primitivo.

Una edificación poco estudiada que, junto con la Venta de Borondo, supone el patrimonio daimieleño en ventas y posadas; una arquitectura vernácula poco estudiada y valorada pero con gran potencial gracias a la literatura cervantina.


Casa de los Cantos Gordos - Calle Estación, Daimiel
Abril de 2013
39º 6' 43.54'' N
3º 34' 43.92'' O

Comentarios

  1. Hola, la parte trasera de la venta tenia otro arco. Desgraciadamente, el antiguo propietario de esa parte de casa lo derrumbo, seguramente sin licencia, ya solo queda la fachada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero muchas gracias por visitar el blog y animarte a opinar!

      Lo que dices es lo habitual en Daimiel, el poco patrimonio que nos va quedado lo mejoramos o tuneamos a placer del dueño de turno. De todas maneras por lo poco que conozco de la casa (fachada y foto aérea) esta todo muy desconfigurado a como fue en su día. Imagino que las casas colindantes también pertenecían a la posada. Habría o habrá un gran patio interior.. partido por divisiones de herencia y esas cosas...
      Hablo desde el desconocimiento, ya que nunca he tenido la oportunidad de pasar.

      Eso si, la fachada es una pasada la textura de cal que ha ido adquiriendo con los años. Espero que no se toque ni se intente descubrir el arco ni nada porque así tiene mayor encanto y valor. Como mucho, soterrar los cables de la fachada y pasar el alumbrado a la fachada de al lado.

      Un saludo!!

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo, envíalo por e-mail o comenta que te ha parecido. Espero tus opiniones.