martes, 10 de septiembre de 2013

Cap38 - BODEGAS V

Si esto fuese una serie de televisión podríamos decir que hasta aquí llega la primera temporada de Arquitectura Popular Manchega en 38 capítulos (coleccionables en un pack de DVD´S ;) ). Como en cualquier trabajo es necesario "parar para pensar" como bien dice un buen amigo; y tras muchos meses posteando todos los martes de manera constante me tomo unas vacaciones, obligadas, pero vacaciones. 

Lo cierto es que desde que me embarqué en esta aventura, hace casi un año, este pequeño blog ha superado con creces mis expectativas tanto en visitas, comentarios, colaboraciones y contenidos. Desde aquí dar las gracias a toda esa gente que cada semana es fiel a las actualizaciones del blog, comentando y generando debate.

Para despedir esta primera temporada del blog que mejor que tratar algo que a los manchegos nos viene de frente en los próximos días y es el motivo de mis próximas "vacaciones". Sí, hablo de la vendimia y todo lo que gira a su alrededor.

De la vendimia actual ya solo quedan resquicios de lo que fue, tanto en la producción de la uva, recolección y posterior transformación en vinos y alcoholes. Desde este blog nos hemos hecho eco de su parte más importante para Daimiel desde un punto de vista arquitectónico, sus bodegas tradicionales.

Una de esas bodegas es la Bodega Díaz-Salazar, en la Calle Prim de Daimiel. Una extensa bodega en pleno casco urbano que se extendía a dos calles con numerosos elementos y espacios de los que ahora solo quedan vestigios. No quisiera ahondar mucho en la historia de esta bodega, destacando que dicha bodega procede de una familia daimieleña que allá por principios del siglo XX se trasladó a Sevilla para dar salida a su vino. Actualmente se puede visitar en la ciudad hispalense la taberna "Bodegas Díaz-Salazar", que tras 100 años continua regentada por los herederos de aquella familia daimieleña. + info de la taberna sevillana y Reportaje ABC

Entre todos sus elementos hay uno que llama poderosamente la atención, su mosaico cerámico y portón de entrada. Que yo conozca, es el único mosaico cerámico en una portada de entrada a una bodega daimieleña. En Valdepeñas, entre otras localidades vitivinicultoras, es más característico ver este tipo de mosaicos cerámicos a la entrada y en las fachadas de bodegas.

Y volvemos a lo de siempre, su pésimo estado de conservación, el caballo de batalla en elementos que por lógica deberían estar conservados y protegidos dignamente; o al menos ser piezas dignas de museo. Desde aquí una lanza a favor de la conservación de esta portada y mosaico.

¡¡Nos vemos a la vuelta!!

Bodega Díaz-Salazar. Vinos y Alcoholes. Septiembre de 2013
Calle Prim, Daimiel
3º 36' 34.89" O
39º 4' 13.59" N

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo, envíalo por e-mail o comenta que te ha parecido. Espero tus opiniones.