Cap62 - BOMBOS VIII

En este recorrido por la arquitectura manchega hemos visto "restauraciones" de lo más variopintas -y por lo general con escaso criterio-. Bien, podemos olvidar todo lo leído hasta hoy porque la "intervención" de hoy reúne todos los condicionantes para nombrarla catetada del año.

Durante este año hemos analizado los bombos, esas construcciones en PIEDRA SECA, poniendo como ejemplo un bombo cercano a la localidad como exponente de la belleza de sus muros de piedra y su perfecta integración en el paisaje manchego. Sencillez, solidez, belleza sin necesidad de argamasa.

Referencias: Cap6 - BOMBOS I    //   Cap20 - BOMBOS II    //    Cap47 - BOMBOS VI

Pues dicho bombo ya no es ejemplo de nada, bueno si, máximo exponente de una catetada de manual, fruto ya no solo de una inexistente protección, sino de una falta de cultura y desconocimiento sobre estas construcciones que permiten estas aberraciones.


Ante la demolición o restauración de construcciones tradicionales uno de los factores primordiales es el factor económico. No cabe duda, incluso podría ser una línea de justificación, el empleo de nuevos materiales más económicos que los tradicionales en la reconstrucción por ejemplo de casillas tradicionales. En este caso podemos afirmar que la catetada es gorda cuando el presupuesto abordado con el despliegue de cemento, arena y bidón oxidado coronando esta obra maestra encarece mucho más la intervención en contrapartida de una restauración con materiales adecuados que hubiese sido mucho más económica.


Un bombo que simplemente requería de reparar el cierre de la cúpula, reponer alguna piedra en los muros y un desbroce de la maleza perimetral se convierte en una obra de ingeniería para más gloria del dueño que invierte en mano de obra y cemento para que quede bien enfoscado y no se caiga ninguna piedra. Arena sobre la cúpula y un bidón metálico en todo lo alto para que se vea desde lejos.


Sin saber quien ha dado las directrices del "apaño" (dueño o constructor) tiene clara influencia en las restauraciones de bombos en la zona de Tomelloso, donde cada vez es más habitual encontrar bombos enfoscados tanto pared como solado, arena en la cúpula y ese bidón en lo alto. El acabado que se emplea en la mayoría de estas reformas se realiza mediante sucesivas capas de encalado o pintura plástica. Al poco tiempo comienzan aparecer humedades en la base del muro, ¡que sorpresa!


Me parece sorprendente que con la buena intención de reparar una construcción no se cuente con las personas adecuadas y se contrasten criterios. Este cuaderno digital de la arquitectura popular manchega en el siglo XXI parece que va convirtiéndose en un cuaderno de la arquitectura popular manchega extinguida. Es deprimente que en La Mancha la salvaguarda de nuestro patrimonio sólo sea cosa de pequeños grupos de historiadores, arqueólogos, técnicos o personas concienciadas que en la mayor parte de los casos se encuentran con "esto es mio, hago lo que quiero". Y así nos va.  ¿Merece la pena remar contracorriente?

Volviendo a estos "apaños" -que se hacen pasar por tradicionales- parece que han aterrizado en Daimiel, miedo me da que cunda el ejemplo.

¿¿Bombos?? - Paraje "La Canterilla", Daimiel
Marzo de 2013
39º 3' 32,13'' N
3º 34' 21,70'' O

Comentarios

  1. El nivel de ignorancia ya no es sólo en el señor que tuvo esa genial idea de apañar con cemento y otras guarrerias. También los técnicos que navegan en la misma ignorancia apoyan el uso y la modificación de estos elementos tradicionales e importantes para nuestro patrimonio. Todo esto independiente de si la administración debe o no proteger estos bombos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario Sergio. Practicas cada vez más habituales en las que "esto siempre ha hecho así"-refiriéndonos a los últimos 40 años como el origen de la construcción en el mundo- hace que se haya perdido el verdadero albañil que sabia combinar materiales compatibles con mucha más maestría que ahora. Y los pocos técnicos que intentan recuperar y poner soluciones se encuentran ante la indiferencia y desprecio del que amasa.

      Eliminar
  2. Es cierto en los pueblos de La Manchuela de Cuenca están las chozas que se están perdiendo y sin que nadie haga nada a pesar de que los ayuntamientos podrían asumir el coste de su conservación o por lo menos incentivar a los dueños,

    Estupendo blog de la arquitectura tal vez mas "sincera"

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por el comentario y bienvenida al blog Paloma.

      El primer paso para incentivar a los dueños es hacerles conscientes del valor que tienen y la forma correcta de intervenir. Esperemos que todos estos artículos no caigan en saco roto.

      Pinchando en el perfil he accedido a Historia y Genealogía, muy interesante. Conozco algo de la zona porque estudié en Cuenca. He realizado varios trabajos durante la carrera por Huete, Valeria, Arcas, Verdelpino de Huete entre otros..

      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo, envíalo por e-mail o comenta que te ha parecido. Espero tus opiniones.