martes, 29 de abril de 2014

Cap68 - ARQUEOLOGIA DE LA ARQUITECTURA POPULAR MANCHEGA II

A lo largo de este viaje por la arquitectura popular en La Mancha se ha referido en múltiples ocasiones a la arqueología; bien por el carácter de ruina de muchas construcciones actuales o por el nexo de unión entre los yacimientos con la arquitectura popular en enclaves históricos. Hoy nos adentramos en un yacimiento arqueológico prehistórico en plena llanura manchega y que su forma de construir -tan antigua como el hombre- se ve reflejada de alguna manera manera en la arquitectura de piedra seca de nuestros campos. 

Enterrada durante milenios y tras varias décadas de excavación este 2.014d.C. podemos decir.... 
¡¡Bienvenidos a la motilla del Azuer!!



La motilla del Azuer

Las motillas son asentamientos fortificados con una serie de muros y espacios para la defensa y gestión de recursos de la población. Un castillo, pero un castillo en plena Edad del Bronce que en el caso de la del Azuer estuvo poblado entre los años 2.200-1400a.C.. Más de 4.000 años separan estas construcciones de la época actual, por lo que es fácil de entender que el arrastre de material, los agentes atmosféricos y la erosión han sepultado estas fortificaciones cual pirámide bajo el desierto.

Exterior: acceso, murallas concéntricas y vista general.
Y siguiendo con el símil de las pirámides el pasado sábado  nos contaba Miguel Torres, arqueólogo encargado de la visita guiada, lo extraordinario de las motillas por su reducido numero, apenas 30 en toda La Mancha. Hay menos motillas que pirámides y exclusivas de esta comarca, siendo el término de Daimiel el lugar donde más construcciones de este tipo se encuentran con la Motilla del Azuer como la única excavada y visitable del mundo.


Interior laberíntico, altas murallas de piedra caliza, silos apuntalados.
La fortificación cuenta con laberínticos pasillos para su defensa, silos para el almacenamiento de cereal, hornos para tostar el cereral y cocer cerámica. Los sucesivos muros concéntricos muestran la evolución del yacimiento en un terreno de vega inestable en el que aparte de los espacios citados en su interior se encuentra una torre que permitiría controlar el territorio dentro de un posible eje comercial. Desde la torre se atisba el patio interior donde se enmarca un pozo datado como el sistema hidráulico más antiguo de la península. Este pozo, actualmente con agua, fue construido en forma de embudo horadando en la roca caliza lo que indica una época de sequía o cambios en la climatología que hacían imprescindible el acceso al nivel freático. Un cambio de nuevo en la climatología supondría sucesivas inundaciones lo que provocaría posiblemente su abandono. 


Torre, patio con sistema hidráulico y acceso al patio
Alrededor de la fortificación se asentaba la población en chozas de escasa entidad constructiva apoyando unas sobre otras con gran número de enterramientos en esta zona, aspecto que indica la costumbre de enterrar al fallecido en su propia casa.

Poblado extramuros de la fortificación
La Visita

daimiel.es
Durante estas primeras semanas los daimieleños somos los primeros privilegiados en conocer el yacimiento de primera mano mediante unas jornadas de puertas abiertas para ser embajadores de esta joya de la prehistoria.

A partir de mediados de mayo el yacimiento será accesible bajo visita concertada + info: Turismo de Daimiel.  La visita comienza en el Museo Comarcal de Daimiel donde se nos da a conocer la prehistoria, Edad del Bronce en la Mancha, las motillas y se muestra parte del material encontrado en la excavación, audiovisuales o recreaciones de enterramientos. 



Posteriormente la visita se traslada a la motilla para recorrer "in situ" el yacimiento, adentrarse en sus pasillos, asomarse a La Mancha desde su torre, ver el pozo, silos, pozos, chozas y todos los pequeños secretos que esconde la motilla. Todo ello contado de primera mano en una visita guiada a grupos reducidos. El yacimiento cuenta con un centro de visitantes con paneles y cronología histórica.
Centro visitantes en el yacimiento

El Museo Comarcal

A partir de mayo punto clave para las visitas de la Motilla del Azuer.



Situado en una casa solariega manchega se realiza un recorrido desde la prehistoria hasta nuestros días de manera cronológica analizando la arquitectura, legado artístico, costumbres, tradiciones u oficios de cada uno de los periodos históricos de Daimiel y comarca. Las salas se complementan con salas dedicadas a los daimieleños ilustres Miguel Fisac, Vicente Carranza y Juan D'Opazo. Exposiciones temporales, Jornadas de Historia, conferencias y actividades con los más pequeños complementan este museo. Visita recomendable más allá de la imprescindible visita para conocer la motilla. 

La Arquitectura Popular Manchega y la Arquitectura Prehistórica Manchega

Piedra caliza y un pozo. Sin duda son materiales y elementos que la arquitectura popular ha empleado hasta hace bien poco. Esta claro que no tienen nexo de unión aparente y están separados por miles de años, pero es una forma tan innata de construir -materiales del entorno- y de establecerse -cerca del nivel freático- que se ha repetido desde época prehistórica.

Muro interior piedra sobre piedra sin trabar
A la vista salta el desconocimiento que tenían los "manchegos de la prehistoria" en trabar la piedra cuajándola con el propio barro de vega e ir evolucionando por ensayo y error hasta una piedra mejor colocada en fases finales del asentamiento. Pese a ello, y ser los primeros en usar la piedra con tan altos objetivos, lograron muros de gran altura y entidad. 





Pozo sin agua. Archivo
Milenios después el agricultor manchego se encuentra en una tesitura -que no siendo similar tiene algo de parecido- y recoloca piedras de forma ordenada en majanos, pedrizas, ranchos, chozos o los ya conocidos bombos.


Y de aquel pozo con escaleras para obtener el agua directamente.., milenos después el agricultor manchego sigue horadando en el sustrato calizo pero con el ingenio de norias de sangre, pozos de mano, contramarchas o las profundas bombas verticales actuales, ya que el agua en esta tierra es vital ahora y hace 4.000 años.



Un legado que tras décadas de excavación se hace visitable y ojala sea el punto de partida para dotar a este yacimiento de vida más allá de la visitas, retomando excavaciones, consolidación e investigaciones que nos permitan indagar más en nuestra en nuestros orígenes. Desde luego el primer paso para valorarlo es conocerlo.

Motilla del Azuer, Daimiel. Abril de 2014
39º 2' 35,64'' N
3º 29' 50,91'' O


Fuente de información y mas info:
- Visita guiada al yacimiento en las Jornadas de Puertas Abiertas por el arqueólogo Miguel Torres

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo, envíalo por e-mail o comenta que te ha parecido. Espero tus opiniones.