Cap93 - CONSERVACIÓN - I │ "S.O.S. al Patrimonio Conquense y voluntariado"

Existen dos aspectos importantes en nuestros días a la hora de hablar de arquitectura popular: conservación y una lectura contemporánea. De esto último ya vimos hace 15 días algunas pinceladas interesantes sobre el panorama actual de una "tradición contemporánea".

La otra vertiente es la conservación de la arquitectura popular, de nuestro patrimonio. No es reto fácil, ni mucho menos. ¿Debemos conservar todo? ¿Qué conservamos de la arquitectura del siglo XX? ¿Cómo conservar el patrimonio en el siglo XXI?. No existe respuesta única a estas preguntas, ni yo mismo estoy seguro de conocer la respuesta. Lo cierto es que el patrimonio hay que estudiarlo, divulgarlo y salvaguardarlo de manera lógica.

Durante estos dos años a bordo de Arquitectura Popular Manchega he constatado ese aumento del interés por el estudio y sobre todo en la divulgación de nuestro patrimonio (o quizá haya sido un acercamiento personal a ese interés). El asunto se difumina a la hora de concretar su salvaguarda, no hay acciones concretas, no hay un plan de acción real que evite la ruina de los numerosas construcciones que lloramos su abandono, deterioro y desaparición.

¿Y qué se puede hacer?

Al igual que nuestro patrimonio manchego la mayoría de regiones de España y Castilla-La Mancha no son ajenas a esta situación. Una señal internacional de socorro  \cdots---\cdots  que en la cercana provincia de Cuenca ha tenido respuesta, S.O.S. Patrimonio Conquense.


Desde hace un año esta organización sin animo de lucro recoge los tres aspectos para la conservación del patrimonio: estudio, divulgación y salvaguarda. Sin conocer mucho sobre la asociación es interesante seguir su página de facebook y twitter con gran actividad.

De esa actividad surgía a finales de noviembre unas Jornadas de Participación voluntaria para trabajar en dos fines de semana sobre una pequeña ermita en Caracena del Valle (Cuenca). Una actividad enmarcada en una serie de conferencias sobre patrimonio, cantería, carpintería de armar, etc. Y es que para aprender y salvaguardar el patrimonio hay que estar en las aulas, pero también con los guantes y mono de trabajo. Durante estos dos fines de semana, además de conferencias, el grupo de voluntarios trabajó en la ermita neutralizando el peligro de restos de vigas de cubierta que podían ser susceptibles de caer y causar daños a las personas, eliminando las especies arbóreas y vegetación que había crecido dentro de esta edificación en estos años de abandono y en el desescombro del interior de la ermita y cierre del edificio para evitar actos vandálicos.

Y lo que es más interesante... Universidad, Diputación Provincial y una Asociación sobre Patrimonio trabajando conjuntamente, chapó.



\cdots---\cdots 
\cdots---\cdots 
\cdots---\cdots 
\cdots---\cdots 
. . .

Fotografías: S.O.S. Patrimonio Conquense

Comentarios

  1. David, muchas gracias en nombre de SOS Patrimonio Conquense. No había leído este capítulo que dedicaste a nuestra labor.
    Soy Lourdes Barrios, vicepresidenta de la Asociación SOS Patrimonio Conquense.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lourdes. Me gustó mucho la iniciativa en su día.
      Actualmente junto con la A.C. Venta de Borondo y Patrimonio Manchego andamos tras la salvaguarda de nuestro patrimonio más cercano dentro de nuestras posibilidades. Y buen reflejo es las buenas iniciativas que habéis emprendido y ojala podamos llevar a cabo alguna por aqui.

      Os invito a conocer la web de la asociación: https://ventadeborondo.wordpress.com/

      Saludos!!

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo, envíalo por e-mail o comenta que te ha parecido. Espero tus opiniones.