martes, 5 de mayo de 2015

Cap111 - MOLINOS DE VIENTO II │ "Tierra de gigantes"

No es la primera que insisto en nuestro deseo de viajar bien lejos cuando, al menos en mi caso, quedan muchos lugares de La Mancha por conocer. Un buen ejemplo de estos lugares es Campo de Criptana, pueblo que tantas y tantas veces he cruzado de paso, con prisas o sin posibilidad de parar. Y es que su sierra de los molinos, que se vislumbra desde la carretera, incita a visitarlos.

Sierra de los molinos en Campo de Criptana
El pasado mes de Febrero aparqué las prisas y subí a conocer la sierra de molinos de Campo de Criptana, todo un acierto. Más cuando una mañana soleada, ventosa y de nubes de algodón acompaña esta visita fugaz. Curiosas las nubes, y es que siguiendo con mis símiles quijotecos, me recordaron a la serie de dibujos de Don Quijote de La Mancha de los setenta en tal memorable episodio con aquellos gigantes sobre unas nubes rosas.



Los molinos

Quizá sea su gran seña de identidad y el principal reclamo turístico. La historia los avala, tanto las Relaciones Topográficas en 1.575 y el Catastro de Ensenada en 1.752 señalan un elevado número de estos ingenios superando la treintena. No en vano, actualmente los molinos Infanto, Burleta y Sardinero conservan la maquinaria y estructura original del siglo XVI.

Vistas desde el molino Sardinero

Molino Sardinero
Además de estos molinos que conservan la esencia del siglo XVI, un total de 10 molinos jalonan el perfil de la sierra y te envuelven en ella. Existen molinos dedicados a museo del séptimo arte como el molino Culebro, que alberga el museo de Sara Montiel, o el molino Cariari relacionado al cine y la figura de Enrique Alarcón. Más de la tierra es el museo del molino Inca Garcilaso, relacionado al oficio de labranza, o el molino Pilón y sus contenidos sobre el vino. Los molinos literarios tienen su espacio en los molinos Lagarto y Quimera, este último dedicado a la figura de Vicente Huidobro. Por último, el molino Poyatos coordina desde su interior el turismo de Campo de Criptana.

Hoy día su perfil blanquinegro es motivo de orgullo para los manchegos, criptanenses, herencianos, consaburenses... pero, ¿qué panorama nos encontraríamos actualmente si no se hubiese llevado aquella campaña de restauración que se realizó en los años 50? Pese a las reconstrucciones, esta campaña inculcó la sensibilidad hacia estos ingenios mecánicos y evitó la ruina de aquellos que aún conservaban su originalidad.


Cuevas-Silo

Una de las sorpresas fue encontrarme con varias cuevas-silo perfectamente conservadas e integradas en el casco antiguo de la localidad. Cuevas que servían de vivienda, estabulamiento de animales y almacenamiento de grano. ¡Vaya!, parece que me suena de algo. Sin duda una grata sorpresa descubrir que varias de estas cuevas son visitables como la Cueva del Molino Infanto y la Casa Cueva del Cerro de La Paz.

Cueva-Silo del Molino Infanto

Plaza, Ermita, entorno.


Descendiendo las calles estrechas y encaladas del barrio del Albaicín se percibe ese ambiente de pueblo sencillo, modesto, que ha sabido conservar su esencia y sacar partido de ella. Numerosos detalles en restaurantes, bares y casas particulares hacen ver que el casco antiguo está vivo y su arquitectura también.

Entramado urbano del barrio del Albaicín y Ermita de La Paz
La apacibilidad de la mañana me lleva casi sin percatarme hasta el molino Sardinero, el único que se encuentra dentro del casco y recientemente restaurado. Siguiendo calle abajo se encuentra la Ermita de la Paz de planta rectangular y encalada. Las vistas desde este punto son impecables tanto hacia la sierra de los molinos como al campo abierto de La Mancha.

Y fotografiando nubes, molinos, calles, ermitas... el blanco, su luz, asoma en cada rincón.

Sierra de los Molinos, Campo de Criptana
Febrero de 2.015

Bibliografía:

2 comentarios :

  1. Como siempre gracias por tu labor,tan interesante como siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Clara! Me alegra saber que hay ese interés cada semana. Un saludo!!

      Eliminar

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo, envíalo por e-mail o comenta que te ha parecido. Espero tus opiniones.