martes, 10 de noviembre de 2015

Cap121 - CASERIOS V │ "Casa de Las Encinas"

Todavía quedan referencias blancas de gran envergadura en el paisaje manchego. En muchos casos esas grandes motas blancas que jalonan el horizonte simulan castillos aislados, que mucho más allá de fantasías, responden al sentido más práctico donde la agricultura y ganadería han dejado su poso durante años.
Casa de Las Encinas, Octubre de 2.015
Buscando en ese horizonte infinito llegamos hasta la Casa de Las Encinas, un curioso ejemplo de caserío cercano al Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel ligado a la explotación agraria. Buscando referencias que nos marquen su posible origen, el mapa cartográfico de 1.888 nos sitúa en el mismo lugar la Casa de Coca en una distribución de caminos distinta a la actual.

Vista parcial de la Casa de Las Encinas desde el corralón exterior.
Los restos de arruinadas albercas y una tubería subterránea, de la que todavía se observan sus respiraderos en superficie, indican la transformación del paisaje en el entorno del Parque Nacional en mitad del siglo XX en plena mecanización de la agricultura dándonos pistas del dinamismo de estas tierras décadas atrás. Los "drones" de 1956 que sobrevolaron España nos dejan pistas más evidentes sobre la Casa de las Encinas. Las ortofotos del vuelo americano nos marca la conexión hidráulica jalonada de una arboleda lineal entre la Casa de Los Motores -al norte de Las Encinas- y las tierras irrigadas por este sistema con motores (de ahí el nombre de la casa) con albercas y tuberías subterráneas completando el sistema. Ya en el entorno de la Casa de Las Encinas se observan numerosas encinas (de ahí el nombre de la casa), una importante era en pleno funcionamiento y un conjunto de construcciones -que basadas en la unidad esencial de la arquitectura popular manchega como es la quintería- configuran un conjunto de cierta importancia al exterior.

Casa de las Encinas a vista de pájaro (1.888-2.015)
La construcciones del caserío se distribuyen en forma de U, configurando un corralón central abierto al sur. Al igual que el resto de caseríos manchegos, las propias construcciones van configurando el cerramiento exterior del conjunto pero con la singularidad de este caso que no cierra uno de sus lados. Sobre este corralón se sitúa una noria y más al sur aquella era -que en 1956 se veía desde las altura en pleno funcionamiento- hoy es un pequeño erial donde el arado no puede clavar sus uñas.
Casa de Las Encinas desde la era
Una larga nave lateral, actualmente totalmente hueca en su mayor parte, albergaría las quinterías de jornaleros que trabajaban aquellas tierras y de las que aún se pueden ver alguna cocina con largos poyos corridos en su perímetro. 

Cocina de una de las quinterías
En lo que parece ser la fachada principal de este conjunto de construcciones se atisba una coqueta torrecilla-palomar con alero de madera sobre una gran portada de madera que da acceso a un patio interior. Desde este segundo corralón interior se distribuirán otra serie de estancias y que desde el pequeño agujero de la cerradura se observa invadido por la hierba y el abandono. La simetría de este tramo de fachada y ese corralón interior embebido por las quinterías que forman el corralón exterior con forma de U nos indica como se van anexionando construcciones de manera anárquica pero con cierto orden que llegan incluso a configurar caseríos dentro de otros caseríos.
Arriba: Torrecilla Palomar con portada de entrada al patio interior.
Derecha: Parte del corralón exterior desde la alberca.
Izquierda: restos del pozo con noria.
El paso del tiempo, y quizá herencias de por medio, dividen los conjuntos de quinterías y caseríos que encontramos en La Mancha. Este inevitable proceso nos deja en el caso de la Casa de Las Encinas construcciones que mantienen uso en la actualidad junto con otras abandonadas a casi su inevitable desaparición.

Inevitablemente seguimos aprendiendo de las ruinas, de su belleza modesta, su interesante pasado y dejando un pequeño rastro documental para poder revisitar. 

Casa de Las Encinas
Paraje de La Pollina, Daimiel
Septiembre de 2.015
Fuentes de consulta cartográfica:

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo, envíalo por e-mail o comenta que te ha parecido. Espero tus opiniones.