Cap123 - ERMITAS VI │ "Ermita de San Pedro, Almagro"

Portada de entrada
Almagro es uno de los conjuntos histórico-arquitectónicos más importante de La Mancha, y ya sea o no sea el más importante, ha sabido guardar en sus calles y monumentos la armonía de una arquitectura en consonancia con el entorno y con su historia. Entre ese juego de la arquitectura popular manchega y una lectura contemporánea de la tradición encontramos en sus calles encaladas algunas huellas del arquitecto manchego Miguel Fisac.

Ermita de San Pedro.
Arquitecto D. Miguel Fisac - 1.983
La vinculación de Fisac con Almagro ha sido muy interesante bien desde su faceta restauradora en el Convento de la Asunción de Calatrava o el Teatro Municipal de la localidad encajera. Pero también entre sus obras de planta nueva situadas casi extramuros de la localidad encontramos un Fisac enamorado de la sencillez y de La Mancha. Sirva de ejemplo la rehabilitación de una antigua vaquería en la calle de las Cruces como casa para establecerse en Almagro (tema para otro interesante post)

En este caso nos situamos en la salida de Carrión de Calatrava donde se alza desde 1.983 la pequeña ermita de San Pedro. Ermita en la periferia de este pueblo manchego y que vino a sustituir una anterior desaparecida que también albergaba, como la actual, a la Hermandad de Santiago Apóstol. 

Y es que si bien durante las décadas de los 50, 60 y 70 Miguel Fisac proyectó importantes iglesias por toda la geografía nacional revolucionado la arquitectura religiosa con sus materiales, innovaciones y esquemas (algo más sobre la arquitectura religiosa de Miguel Fisac)en los años 80 el proyecto de la ermita de San Pedro y la iglesia Parroquial de Pumarejo de Tera (Fermin Blanco ha desgranado esta intrépida historia al detalle) nos deja ver un Fisac religioso más humano y a la escala del hombre. "Pequeños proyectos pero sin renunciar a hacer arquitectura" como explicó Fermín Blanco en una conferencia durante el centenario de Fisac (1913-2013).

La ermita de San Pedro es una nave a dos aguas encalada y cubierta con teja curva. Lo poco he podido conocer de su interior destaca la sencillez de una cubierta de madera, paredes encaladas y alguna pintura mural en el altar. Recuerda a las casillas que jalonan el horizonte manchego pero también a las pequeñas ermitas extramuros que se basan en esos mismos sistemas constructivos y sencillez (ermitas en Arquitectura Popular Manchega).

Vista general de la ermita
La tradición de tragaluz, muros encalados o teja curva juega con las inquietudes innovadoras del arquitecto en un intento de iluminación lateral propio de su arquitectura religiosa a mayor escala. Entre esos detalles propios del arquitecto daimieleño destaca la entrada lateral al templo a través de un porche enmarcado y sujeto por un pilar y jabalcón de hormigón blanco que parecen retorcerse en una dura suavidad. La experimentación con las texturas del hormigón mediante encofrados flexibles marca la última etapa del arquitecto y que podemos observar más ejemplos en el mismo Almagro en la rehabilitación de su casa.

Iluminación lateral (izqda.) Tragaluz alzado lateral (centro) Detalle portada de entrada (dcha.)
Pequeños proyectos de grandes arquitectos que pasan desapercibidos (ni la Fundación Fisac se hace eco de este proyecto), pero que tienen en su armonía con el conjunto su bello, y quizá expreso, paso inadvertido

 Ermita de San Pedro
Calle Costanillas de San Pedro, Almagro
Septiembre de 2.015


Fuentes de consulta:

Comentarios