martes, 18 de abril de 2017

Cap154 VENTAS Y POSADAS - VII │ "Venta de Quesada"

Entre las distintas ventas, que desde hace siglos vienen disputándose el honor de haber sido aquel castillo donde se armó caballero el ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, la de Quesada ha sido referencia para investigadores, viajeros y cronistas a lo largo de la historia.

Su posición en pleno Camino Real de Madrid a Sevilla y Cañada Real Soriana Oriental la ha situado históricamente en un tránsito tan importante; semejable a la A-4 que se superpone sobre estos caminos en la actualidad. Esto ha propiciado numerosas referencias y descripciones que nos han dejado testimonio escrito de su importancia, declive y posible vinculación con la obra cervantina.

Casa de Venta Quesada. Mapa Topográfico 1.888
Existen teorías desde su posición y distancias al lugar de La Mancha hasta su nombre tan curiosamente vinculado a ese Alonso Quijada, Quijano, Quesada.... de cuyo apellido parece que tampoco quiso acordarse del todo Don Miguel de Cervantes.

Independientemente de su vinculación con la obra cervantina, Quesada ha sido referencia en el camino y parte de La Mancha tangible que pudo conocer Cervantes.

Venta Quesada, al igual que otras posibles ventas quijotescas, ya no existe. En ruinas desde el siglo XIX, los últimos restos de la construcción desaparecieron en la mitad del siglo pasado. Nos queda el topónimo en el paraje, fragmentos de los materiales de la construcción desperdigados entre la siembra y la investigación que viene realizando Jesús Cano para rescatar la memoria de esta venta manchega desaparecida.

Uno de esos textos rescatado, fruto de la investigación de Jesús Cano, nos da idea de una de esas ventas que en el imaginario del caballero de la Triste Figura bien parecían castillos.
En cuanto a la venta de Quesada es una especie de castillo medio arruinado, cuyas dos torrecillas angulares están carcomidas por la mano del tiempo, y cuyo cuerpo principal tiene una sola puerta como un ojo melancólico, que conduce a un antepatio cubierto de estiercol y paja de cebada. 
En las torrecillas, o mejor dicho a la mitad de estas torrecillas, porque el tiempo que ha carcomido los ángulos, ha grieteado también el centro; a la mitad de estas torrecillas, hay una hilera de tronerillas. 
En la venta de Quesada conté dos ventanas que anuncian un primer piso. - Otras tres lumbreras pintorescamente desordenadas alumbran la sala baja. - Un cuarto agujero da a una salita que acaso fué la que con tuvo aquella biblioteca caballeresca que el buen cura quemó. - sin mas piedad que el Califa Ornar tuviera al quemar la biblioteca de Alejandria. 
De París a Granada: impresiones de viaje por Alejandro Dumas (1.847)
Impresiones de viaje por Google, ¿Venta Quesada?
Paraje de Venta Quesada, Llanos del Caudillo


Fuentes bibliográficas:

Muñoz Romero, Jesús (2.010). La única y verdadera ruta de Don Quijote

Dumas, Alejandro (1.847). De Paris a Granada: impresiones de viaje

Agradecimientos a Jesús Cano por permitirme emplear esta referencia sobre Venta Quesada y animarle con la  loable investigación que actualmente está llevando a cabo sobre la mencionada venta.

2 comentarios :

  1. David, gracias por tus ánimos. En 1890 el escritor norteamericano, August Florian Jaccaci visitando las ruinas de Venta Quesada, decía: " Pero no es necesario tener la certeza de si fue aquí o no; basta con creerlo ". A mi en estos momentos de la historia, la única "Venta en despoblado", que me ayuda a "creer", es Venta Borondo y esperemos que por mucho tiempo...

    ResponderEliminar
  2. Interesante artículo.

    Gracias por dar a conocer esta extinta venta. La mayoría de ellas han desaparecido porque las vías de comunicación junto las que se asentaban han cambiado de lugar, dejando a las ventas fuera del tránsito de viajeros. Lo curioso de esta venta de Quesada es que no se trata de ese caso, ya que la vía pecuaria junto la que se estableció ahora es la actual autovía A-4.


    Otras razones la llevarían a su abandono y ruina. Una lástima.

    Gracias por recuperar para la memoria estos ancestrales edificios, una de nuestras señas de identidad manchega.

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo, envíalo por e-mail o comenta que te ha parecido. Espero tus opiniones.